958812845 | 626632793 | info@elcajondetussecretos.com

loading
relato
12 sep

El buen vecino  

María siempre había vivido en el mismo departamento del piso 8, a pesar de que sus padres se mudaron al campo, ella siempre disfrutó de quedarse en el mismo sitio. Conocía a todos sus vecinos y se sentía tranquila. Nadie nunca comentaba nada por las mujeres que entraban y salían de su piso, puesto que, desde hacía bastante todos conocían las preferencias sexuales de María.

Sin embargo, cuando un nuevo vecino llegó al edificio, se sintió realmente incomoda. Se trataba de un chico alto y atlético, con una sonrisa mortalmente bella y unos ojos cafés que robaban el aliento, llamado Félix. Desde el primer día, María se sintió extrañamente atraída a él y por eso lo evitaba a toda costa… Hasta que un día simplemente no pudo evitarlo más.

La noche del sábado, María regreso sola a las tantas de la madrugada un poco frustrada sexualmente por la chica que la había estado calentando toda la noche y luego se había echado a la fuga.

—Buenas noches —saludó el guapo Félix con una enorme sonrisa al verla detenerse a su lado— ¿noche de fiesta?

—Hola. Si, fui a beber unos cubatas y bailar un poco —respondió María mirando disimuladamente el culo prieto de Félix a través de sus pantalones de vestir.

—Yo tuve una salida de trabajo y estoy totalmente frito. Hubiera preferido salir con una chica hermosa como tú, para beber unos cubatas y bailar —confesó Félix entrando al ascensor y sonriéndole.

—Yo hubiera preferido volver a casa con alguna tía buena y follar —contestó María suspirando y mirándolo a la espera de alguna reacción negativa.

—Folla conmigo —propuso Félix sin inmutarse— ven a mi piso y aprovechemos lo que queda de la noche.

La primera reacción de María fue la de sorpresa, pero cuando pasó, se sintió extrañamente cachonda. Estuvo en silencio unos segundos, tiempo que Félix espero en silencio y sin lucir incomodo en absoluto.

—Muy bien— respondió María acercándose al chico para darle un beso intenso.

La puerta se abrió en el piso 8 y Félix alzó a María, instándola a abrazar sus caderas con las piernas. Estuvieron besándose frente a la puerta unos segundos, mientras él rebuscaba las llaves en su chaqueta, al abrir la puerta, el deseo de ambos se sentía insoportable.

—Fóllame ya —exigió María contra su boca, desesperada por correrse.

—Déjame prepararte un poco más —insistió él llevándola a la habitación y dejándola en la cama con cuidado.

Sin decir una palabra más, Félix le arrancó el pantalón y las bragas rojas, exponiendo el coño húmedo de María, sin perder el tiempo, hundió la cara en aquel sexo delicioso y comenzó a comerlo.

María sintió que sus ojos se quedaban el blanco debido al placer intenso que experimento por la lengua de Félix comiéndola con gula y empujándola directamente al orgasmo en apenas unos segundos.

—¿Te corriste? Joder… —dijo Félix alejándose lo justo para sacarse la ropa.

Cuando María sintió la polla caliente abrirse paso en su coño empapado, se sintió extrañamente excitada de nuevo. Félix parecía saber exactamente el ritmo que debía mantener y el ángulo exacto en el que su polla presionaba un punto placentero dentro de María que la puso a gemir de placer inmediatamente.

Para sorpresa de María, se volvió a correr muy pronto, alrededor de la polla de Félix que seguía empujando frenéticamente. Las contracciones de su coño bastaron para hacer que el guapo chico se corriera abundantemente.

—Vaya, eso estuvo increíble —dijo María sin poder creer el buen polvo que acababa de tener.

—Eres increíble —dijo Félix abrazándola con una sonrisa enorme.

Y por primera vez en mucho tiempo, María se durmió junto a un chico, luego de un polvo increíble.

 

0 Comments 12 septiembre, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Condiciones de uso | Política de protección de datos | Política de cookies | Aviso legal
Sexshop Granada | Tienda erótica Granada | Juguetes eróticos Granada | Tuppersex Granada | Bolas chinas Granada | Comprar vibrador Granada | Lencería erótica Granada | Vibradores femeninos Granada

Estas entrando en una página restringida para menores de 18 años.

Entrar Salir