958812845 | 626632793 | info@elcajondetussecretos.com

loading
e7d3bb8fef3af72909d5866a90d6813f
19 ene

El cajón de mis secretos – capítulo 2

Las noches del fin de semana en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves eran siempre un verdadero infierno, los jóvenes en Granada salían de fiesta y en ocasiones ocurrían accidentes. Sin embargo, mientras Clara estaba colocándole una vía a un paciente en el brazo, ocurrió algo maravilloso para sus retinas.

Se trataba del Doctor Adrián Ferrer, el neurocirujano principal del hospital y el tipo más apetecible del mundo entero. Mientras entraba en la sala de emergencia con un aura de control y superioridad, Clara lo miró moverse en cámara lenta, como si se tratara de una escena de alguna película. Su cabello negro y perfectamente recortado estaba sensualmente despeinado por la larga jornada en cirugía. Su rostro estaba sin rastro de barba a pesar de haber permanecido en el hospital los últimos dos días sin parar. Su cuerpo era fuerte, lo que hacía a Clara preguntarse de dónde sacaba tiempo para hacer ejercicio. Todo en él era pulcritud y belleza masculina, no en vano era la fantasía de todas las mujeres y algunos hombres del hospital.

No pocas eran las veces que Clara había imaginado a ese hombre entre sus piernas mientras jugaba con su vibrador a control remoto.

― ¿Signos vitales? ―Preguntó el Doctor Adrián acercándose a Clara.

― Tensión arterial, frecuencia respiratoria, cardiaca y temperaturas, todas están normales. Está un poco deshidratado el paciente  y por eso le he puesto una vía para colocarle suero ―Contestó Clara con total profesionalismo, sin echarle ningún vistazo de más al doctor.

― ¿Algún síntoma alarmante? ―preguntó el doctor Adrián mirándola con más interés.

―Está ubicado en tiempo y espacio, tiene buena coordinación motriz y sus pupilas son normorreactivas. Puede evaluarlo usted mismo ―contestó Clara entregándole la historia del paciente al doctor al tiempo que se retiraba.

Mientras Clara salía de la sala de emergencia sintió la incomodidad de su sexo húmedo, caliente, dolorido y necesitado, cada vez que estaba cerca de ese doctor toda clase de cosas sucias aparecían en su mente, por eso trataba de retirarse lo más pronto posible de sus alrededores. Mientras pasaba el recibidor principal del hospital recordó que había traído su nueva bala vibratoria negra de 7 velocidades  a la guardia nocturna. Con un suspiro tembloroso y la anticipación aumentando la excitación entre sus piernas, Clara trotó hasta su casillero y sacó discretamente la bala, guardándola en su bolsillo y dirigiéndose a uno de los dormitorios que el hospital tenía para los trabajadores.

Cuando cerró la puerta y se acostó en una de las literas, sintió ganas de gritar de gusto, a esa hora nadie iría a dormir pero aun así existía el riesgo de ser descubierta en plena faena con su juguete, lo que la excitó un poco más. Encendió la bala y la metió entre las piernas, ajustándola entre las bragas y su clítoris, sin necesidad de desnudarse. Pero en el momento en que se relajó para disfrutar la experiencia, alguien abrió la puerta.

―Ah, enfermera ―Saludó el Doctor Adrián― estaba buscándola para preguntarle si podía encargarse del postoperatorio de un paciente muy especial para mí.

―Soy enfermera de emergencias, doctor ―Respondió Clara apretando los dientes.

―Lo sé, por eso he venido a preguntarle si puede hacer esto por mi ―insistió dándole una sonrisa antes de fruncir el ceño con extrañeza― algo parece estar vibrando. ¿podrá ser su teléfono?

―Me encargaré del cuidado de su paciente con mucho gusto doctor ―respondió Clara temblando, mientras sentía un orgasmo a punto de estallar.

El doctor Adrián dio un paso dentro de la habitación y pegando la espalda a la puerta hizo que esta se cerrara. En ese instante mientras él la veía a cara, Clara jadeó con pesar. Se corrió con fuerza frente al neurocirujano, mirándolo a los ojos.

―Joder… ―fue lo único que dijo Clara mientras echaba la cabeza hacia atrás.

Continuará…

 

 

 

0 Comments 19 enero, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Condiciones de uso | Política de protección de datos | Política de cookies | Aviso legal
Sexshop Granada | Tienda erótica Granada | Juguetes eróticos Granada | Tuppersex Granada | Bolas chinas Granada | Comprar vibrador Granada | Lencería erótica Granada | Vibradores femeninos Granada

Estas entrando en una página restringida para menores de 18 años.

Entrar Salir